cisis

¿Qué es el queratocono?

 

El queratocono es una enfermedad corneal progresiva caracterizada por el creciente adelgazamiento y abultamiento irregular de la córnea. Puesto que la calidad y regularidad de la córnea son decisivas para una buena función visual, el queratocono conlleva una pérdida cada vez mayor de la visión. Es característica la protuberancia cónica de la córnea como muestra la imagen a continuación.

 

En Europa y Norteamérica, uno de cada 1000 a 2000 personas sufre queratocono. La poca frecuencia de aparición de esta enfermedad es probablemente uno de los motivos por los cuales la experiencia médica en el tratamiento del queratocono no ha ido más allá de los tratamientos estándar. En zonas endémicas como el Cercano Oriente, en determinadas regiones de Asia y Suramérica su frecuencia es mucho mayor. Factores genéticos y de tipo medioambiental parecen desempeñar un papel decisivo en la aparición de la enfermedad.

El queratocono se diagnostica en Europa, por lo general, a personas de entre 18 a 25 años de edad. En función del transcurso de la enfermedad también puede ser diagnosticado antes o después. El paciente que lo padece se queja de que a pesar de las gafas ve cada vez peor. El diagnóstico se confirma hoy en día mediante métodos topográficos (como el Pentacam).

Como muestra la imagen con Pentacam de un queratocono, la curvatura de la córnea no es simétrica en torno al centro de la córnea, sino, por lo general, descentrada, cónica y empinada. Esta es la forma más común de queratocono. Sin embargo, también existen formas centrales de queratocono que luego protuyen por ectasia anómalamente severa de la cara anterior de la córnea cuando se produce un adelgazamiento significativo de la misma.

El grado de abultamiento (ectasia) y el nivel de adelgazamiento de la córnea determinan en esencia el grado de la enfermedad. Una córnea normal tiene un espesor de unos 550 micrómetros. Ésta se adelgaza a medida que avanza la enfermedad, en ocasiones en brotes. La aplicación del tratamiento mediante cross-linking encaminado a detener la progresión de la enfermedad requiere al menos 400 micrómetros de espesor de la córnea. Para un anillo de visión se necesita un grosor mínimo de 350 micrómetros. Si el espesor de la córnea es de menos de 350 micrómetros sólo puede realizarse un trasplante.

es