cisis

¿Qué tratamientos se ofrecen habitualmente?

 

 

Lentes de contacto

En la fase temprana de la enfermedad, la utilización de lentes de contacto rígidas puede proporcionar una función visual aceptable. Sin embargo, a medida que avanza la enfermedad, se desarrolla a menudo una intolerancia a las lentes de contacto, llegando a ser la córnea en ocasiones demasiado ectásica como para ofrecer a la lentilla la suficiente estabilidad.

Trasplante de córnea

Si el ojo ya no tolera a las lentes de contacto rígidas, la solución tradicional suele ser el transplante de córnea. La fase de recuperación después de transplantar una córnea puede durar hasta un año entero, durante el cual las suturas permanecen adentro y pueden producirse episodios de irritación del ojo y otros trastornos desagradables. También pueden ocurrir reacciones de rechaso. Además, los resultados de los transplantes de córnea varían mucho y, a menudo, son bastante poco satisfactorios. En la mayoría de los casos se consigue una agudeza visual muy deficiente, que por lo general deja insatisfecho al intervenido. Esto se debe a que el material donado no pude ser elegido de acuerdo a criterios ópticos estructurales. Por consiguiente, la fijación por sutura de la córnea del donante tampoco puede realizarse en consonancia. La variabilidad de los resultados es bastante alta. Incluso después de un transplante de córnea hay una irregularidad de la supercifice corneal bastante alta que solamente combinada con lentes de contacto duras lleva a una agudeza visual que basta. Otra posibilidad de mejorar una agudeza visual deficiente después del transplante de córnea es el procedimiento CISIS/MyoRing. Vea casos ejemplares.

Crosslinking

Una posibilidad de detener la progresión de la enfermedad es recurrir al método “crosslinking” (CXL) o entrecurzamiento del colágeno corneal. Este método, sin embargo, no implica una rehabilitación visual, la forma cónica sigue existiendo. De manera que el tratamiento sólo es eficaz y está indicado para estadios tempranos del queratocono con progresión demonstrada. En el método CXL se aplica riboflavin en una concentración adecuada al tejido corneal que, junto a la radiación con rayos UV-A, lo fortalece Para este procedimiento hace falta un grosor mínimo de la córnea de, por lo menos, 400µm para no dañar al endotelio por los rayos UV intensivos. El endotelio se halla en la parte trasera (parte interior) de la córnea. Es crucial para mantener la transparencia  de la córnea. El valor mínimo de 400µm del grosor corneal se refiere al uso de la técnica llamada epi.off, durante la cual se extrae al epitelio antes del tratamiento para que una concentración suficiente pueda ser administrada a la córnea. La extracción del epitelio causa dolores posoperatorios durante unos días después del procedimiento. La técnica llamada epi.on, durante la que se deja al epitelio donde está fue evaluada como poco suficiente en estudios cualificados. En ese procedimiento la concentración del riboflavin no basta para tratar el queratocono de manera satisfactoria, ya que el epitelio consta una barrera que impide que entre el riboflavin. No sólo se necesita una concentración adecuada del riboflavin para alcanzar un fortalecimiento efectivo de la córnea mediante los rayos UV, sino también funciona como un protector del endotelio sensible por la sustancia.

Segmentos de anillo

Para la rehabilitación visual también se ofrecen segmentos intraestromales que son implantados en la córnea. Estos pueden producir en estadios iniciales de la enfermedad cierta mejora de la visión, pero presentan una difícil previsibilidad de los resultados y complicaciones posoperatorias relativamente frecuentes (p. ej. extrusiones) por las termincaciones que poseen. Estos segmentos no pueden detener la progresión del queratocono. Por el espectro limitado de los resultados y la larga cantidad de complicaciones posoperatorias, hoy día se pueden considerar a los segmentos de anillos obsoletos.

CISIS / MyoRing

CISIS combinado con el MyoRing es un tratamiento bastante nuevo comparado con los otros. CISIS/MyoRing supera a los problemas inherentes a los segmentos de anillo (ICRS) y alcanza resultados excelentes a largo plazo. También se trata de un procedimiento minimalmente invasivo y sin complicaciones. CISIS/MyoRing es el único procedimiento que alcanza resultados tan buenos a largo plazo. Ya no se puede aplicar a CISIS si el grosor de la córnea es menos que 350µm. En estos casos tan sólo queda la posibilidad de realizar un transplante de córnea. CISIS es un procedimiento de tratar el queratocono que sólo es aplicado por especialistas. Puede encontrar los centros certificados aquí.

Comparación de los métodos de tratamiento

El MyoRing no es ningún segmento de anillo (ICRS), sino es una estructura completamente cerrada lo que también afecta a sus aspectos mecánicos. Por eso hay muchas diferencias acerca del porcedimiento en sí, al espectro del tratamiento, a la seguridad y la estabilidad biomecánica de la córnea. Estas  diferencias son relevantes y se las pueden comparar en la tabla por abajo. Los resultados de CISIS/MyoRing son, comparados con los de los otros procedimientos, excelentes. Al mismo tiempo dispone de un alto nivel de seguridad. Vea “ ¿Cómo son los resultados del tratamiento?” y “ ¿Cuáles son las complicaciones posibles?

es