cisis

RESULTADOS. DESCRIPCION DE CASOS

Paciente ID 2396

A una mujer de 26 años con una miopía de aproximadamente 10 dioptrías en ambos ojos le fue implatado un anillo de visión en el ojo izquierdo. Normalmente llevaba lentes de contacto, pero no los resistía bien y sufría una y otra vez oftalmías severas. Antes del tratamiento la paciente tenía la siguiente refracción y agudeza visual:

cc           1.0         con         -10.5 s -0.25 c x 145°      I              sc           visión contar dedos

Un año después del tratamiento sus valores eran los siguientes:

cc           1.0         con         -0.5s -1.25 c x 150°          I             sc           0.7

La paciente está muy satisfecha y está previsto someter próximamente su ojo derecho al mismo tratamiento. En el ojo derecho lleva aún una lente de contacto. Puede prescindir casi todo un día de dispositivos ópticos. Si extrae la lentilla del ojo derecho, en el izquierdo tiene una agudeza visual buena sin ayuda de dispositivo óptico.

Paciente ID 3884

Una mujer de 25 años de edad con miopía severa asociada a un alto astigmatismo regular fue sometida a un tratamiento con anillo de visión en ambos ojos. Normalmente llevaba lentes de contacto que no soportaba bien y de cuando en cuando también gafas de graduación relativamente alta que le suponían un problema de estétita. Antes del tratamiento su refracción y agudeza visual eran los siguientes:

OD  cc           1.0         con         -7.25 s – 4.0 c x 5°           I             sc           visión contar dedos

OI     cc           1.0         con         -9.25 s -2.75 c x 175°      I             sc           visión contar dedos

Un año después del tratamiento con el anillo de visión, la paciente presentaba los siguientes valores de refracción y agudeza visual:

OD  cc           1.0         con         +1.25 s – 2.75 c x 25°      I             sc           0.6

OI     cc           1.0         con         +0.25 s -1.25 c x 0°          I             sc           0.8

En los primeros meses tras el inicio del tratamiento con el anillo visual fueron realizadas dos sustituciones del anillo visual en el ojo derecho para optimizar los resultados. El cambio del anillo visual es casi tan sencillo como el de una lente de contacto, no produce dolor alguno y normalmente toma menos de un minuto. La paciente está satisfecha y prácticamente puede prescindir de dispositivos ópticos a lo largo de todo un día. Para determinadas actividades, como el conducir de noche, lleva unas gafas ligeras.

Paciente ID 5477

Una mujer de 48 años de edad con miopía severa se sometió a un tratamiento CISIS. Antes tenía los siguientes valores:

OD  cc           0.6         con         -16.50 s -0.5 c x 55°         I             sc           visión contar dedos

OI     cc           0.6         con         -16.00 s – 0.5 c x 55°       I             sc          visión contar dedos

Un año después del CISIS la paciente presentaba la siguente refracción y agudeza visual:

OD  cc           0.6         con         -1.0 s                                  I             sc           0.5

OI     cc           0.6         con         -1.5 s                                  I             sc           0.4

En el día a día la paciente puede prescindir prácticamente por completo de dispositivos de visión.

Paciente ID 2949

Una paciente de 22 años aquejada de miopía y que presenta intolerancia a los lentes de contacto. Acudió por tanto a la consulta para un examen previo a un tratamiento con láser. Dicho examen puso de manifiesto una topografía corneal sospechosa que motivó, debido al riesgo de queractasia post operatoria, que a la paciente le fuera desaconsejado el tratamiento con láser. Se le practicó primeramente un CISIS en el ojo izquierdo. Antes de CISIS la paciente presentaba los siguientes valores de refracción y agudeza visual.

OD  cc           1.0         con         -6.0 s -0.75 c x 175°         I             sc           0.05

OI     cc           1.0         con         -7.25 s – 0.75c x 165°      I             sc           0.05

Un mes después de CISIS el anillo de visión fue sustituido por otro de otra dimensión porque el resultado no había sido satisfactorio para la paciente. Un mes más tarde la paciente presentaba en el ojo tratado los siguientes valores:

OI     cc           1.0         con         -0.5 s – 1.0 c x 5°              I             sc           0.8

Sin embargo, no estaba satisfecha. Le molestaban sobre todo en la visión nocturna los halos y resplandores. Se procedió a la extracción del anillo de visión. La extracción es un procedimiento inocuo e indoloro que toma aproximadamente un minuto. Una semana después de la extracción, la paciente presentaba los siguientes valores de refracción y agudeza visual

OR  cc           1.0         con         -6.0 s -1.0 c x 5°               I             sc           0.05

OI     cc           1.0         con         -7.25 s – 1.25 c x 170°     I             sc           0.05

La paciente vuelve a llevar sus viejas gafas y no tiene otra queja que la de tener que llevar de nuevo gafas.

Paciente ID 3844

Una paciente de 23 años con intolerancia a las lentes de contacto acudió a un examen preliminar a la consulta con el deseo de que le fuera realizado un tratamiento con láser contra la miopía. Puesto que la paciente padece reumatismo, el tratamiento con láser estaba contraindicado puesto que en este caso puede producirse una opacidad corneal central irreversible. La paciente sentía una fuerte necesidad de liberarse de las gafas a causa de su dolencia. Inicialmente me negué a realizar un CISIS puesto que no se tiene conocimiento acerca de la probabilidad de que el reumatismo conlleve una reacción del tejido que acarree opacidades corneales. Tras una minuciosa consulta acordamos asumir el riesgo de la intervención con el anillo de visión bajo la condición de que la paciente se sometería durante al menos seis meses a controles regulares frecuentes y que al mínimo indicio de opacidad le sería retirado el anillo de visión.

Los valores de refracción y agudeza visual antes de CISIS eran:

OR  cc           1.0         con         -2.25 s -0.75 c x 70°                       I             sc           0.4

OI     cc           1.0         con         -2.75 s – 0.5 c x 100°                      I             sc           0.3

Seis meses después de CISIS la paciente presentaba los siguientes valores:

OR  sc           1.0

OI     cc           1.0         con         +0.25 s – 0.75c c x 150°                 I             sc           0.8

Hasta el último reconocimiento no se habían presentado opacidades corneales. La paciente está muy satisfecha y se desenvuelve sin la ayuda de dispositivos de visión.

Paciente ID 2853

na paciente de 24 años con miopía:

OR  cc           1.0         con         -9.0 s -1.0 c x 0°               I             sc           visión contar dedos

OI     cc           1.0         con         -10.0 s – 0.75 c x 170°     I             sc           visión contar dedos

Se sometió a un tratamiento CISIS.

Un año después de CISIS:

OR  cc           1.0         con         -0.5 s -0.5 c x 10°                           I             sc           0.7

OI     cc           1.0         con         --0.25 s – 0.5 c x 170°                    I             sc           0.8

La paciente está satisfecha y se desenvuelve casi completamente sin ayuda de dispositivos de visión. Sólo cuando conduce de noche usa esporádicamente gafas.

Paciente ID 4225

Un paciente de 26 años aquejado de miopía con una córnea fuertemente adelgazada en ambos ojos (re 470 µm, li 480 µm), pero sin indicios topográficos de queratocono se presentó en la consulta con los siguientes valores de refracción y agudeza visual:

OR  cc           1.0         con         -7.0 s -2.5 c x 15°                            I             sc           visión contar dedos

OI     cc           1.0         con         -8.0 s – 2.25 c x 160°                      I             sc           visión contar dedos

Debido al poco grosor de la córnea estaba descartado el tratamiento con láser. El paciente tenía además unas pupilas relativamente dilatadas, lo que hacía prever, en caso de que fuera sometido al tratamiento CISIS la aparición de halos y resplandores en torno a fuentes de luz. Tanto para el tratamiento con láser como para CISIS, hay que tener en cuenta que cuanto mayor sea la corrección de las dioptrías, menor la zona óptica. Pero si las dioptrías se reparten en dos tratamientos independientes (por ejemplo, LASEK y CISIS), la zona óptica a considerar es la de cada tratamiento individual. De esta manera se puede realizar una zona óptica mayor y reducir por tanto la probabilidad de que se produzcan sensaciones de halos o destellos nocturnos. Dado que el anillo de visión es un cuerpo anular completo y cerrado está en condiciones de multiplicar el fortalecimiento de la córnea por un factor superior a 2. De modo que, tampoco en el caso de que se tratase de un paciente con queratocono no diagnosticado, habría riesgo de queractasia a pesar de la extracción de tejido. Tras un análisis exhaustivo con el paciente, se acordó realizar una combinación de LASEK y CISIS.

Un año después de CISIS el paciente presentaba los siguientes valores

OR  sc           1.0

OI     sc           1.0

A pesar de la considerable corrección de dioptrías, el espesor de la córnea sólo se había reducido en unos 15 µm, lo cual es insignificante dado el espesor corneal efectivo alcanzado en términos biomecánicos con la implantación del anillo de visión. El paciente se ha liberado de las molestas fotopsias nocturnas y está muy satisfecho con el resultado. Puede prescindir de dispositivos ópticos en todas las situaciones de la vida.

es